Noticias
A 5 AÑOS

10/08/2017

El Congreso “Tucapel Jiménez Alfaro”, según sus protagonistas


El 10 agosto de 2012 concluía, en Buenos Aires, el XI Congreso “Tucapel Jiménez Alfaro” de la CLATE, luego de tres días de intercambio de experiencias, reflexión y debate sobre la realidad latinoamericana y caribeña. Cinco años después, los dirigentes estatales que estuvieron presentes dialogaron con el equipo de Prensa de CLATE y recordaron la importancia de ese encuentro. Aquí algunas de sus reflexiones.


Prensa CLATE


“Un Congreso trascendental y cargado de emociones”

 

Para el 3º vicepresidente de CLATE y presidente de la Unión Nacional de Trabajadores del Estado y los Servicios Públicos de Colombia (UTRADEC), Percy Oyola Paloma, “fue un Congreso trascendental en la historia de la CLATE, porque efectivamente tuvo una participación muy importante de organizaciones sindicales de toda América Latina y el Caribe. Eso nos permitió relanzar la CLATE y darle el impulso con el que hoy se encuentra. Hoy somos una Confederación que tiene la característica de ser pluralista, donde cabemos absolutamente todos y hemos podido liderar acciones en defensa de los derechos de los trabajadores al servicio del Estado”.

 

El dirigente colombiano destacó la “posición activa que tiene la CLATE de reivindicar en todo el continente la defensa de la libertad sindical y la negociación colectiva para los estatales, así como las campañas en defensa del empleo público y ahora de la previsión social. Eso nos hace una Confederación líder en estas luchas y un motor del accionar que venimos viendo en 2017 de mucha movilización de los trabajadores en toda América en defensa de sus derechos y mejores condiciones de trabajo en el sector público”.

 

“Ese Congreso estuvo cargado de muchas emociones, porque fue en memoria de Tucapel Jiménez Alfaro, quien fue asesinado por defender estas causas, y también por el sentido homenaje a nuestros dirigentes fundadores de la CLATE, algunos de los cuales aún nos acompañan. Además tuvimos la oportunidad de visitar el Congreso de la Argentina y compartir con compañeros trabajadores que desde la lucha han tenido la oportunidad de representar a sus compañeros en los ámbitos legislativos”, afirmó Percy Oyola.

 

 

“Un hito en el crecimiento de la CLATE”

 

El secretario general adjunto de CLATE y director de Relaciones Internacionales de la Confederación de Servidores Públicos de Brasil (CSPB), Sergio Arnoud, recordó: “Ese Congreso fue un hito en el crecimiento de la CLATE en toda América Latina y el Caribe. Desde ese Congreso, se constató la importancia de la Confederación, que pasó a atender las demandas de todas sus afiliadas en el continente latinoamericano y caribeño. Asimismo, nuestra presencia se consolidó en el escenario mundial con la participación efectiva en las conferencias internacionales de OIT, que fue un hecho importante logrado por el actual Comité Ejecutivo”.

 

El dirigente señaló, además, cuáles son los retos a futuro para la confederación: “Nuestra expectativa es poder seguir atendiendo todas estas demandas, que hoy se multiplican con el avance del proyecto neoliberal en las Américas y en el Caribe que extirpa los derechos laborales y previsionales e invierte fuertemente contra la organización sindical. Por eso, hoy necesitamos cerrar filas junto al presidente Julio Fuentes, al vicepresidente João Domingos y a los demás miembros del Comité Ejecutivo, para poder fortalecer cada vez más el rol de CLATE en defensa de los trabajadores estatales de Latinoamérica y el Caribe”, expresó el dirigente.

 

“La pluralidad de CLATE nos llena de orgullo”

 

El ex presidente de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) de Uruguay, Pablo Cabrera, recordó el trabajo previo realizado por los dirigentes de la CLATE para que nuevas organizaciones se incorporaran a la Confederación. “Con ese fin viajamos, por ejemplo, a Lima y logramos que hubiese presencia de estatales peruanos en este Congreso. Eso nos dio la oportunidad de conocer, de primera mano, las luchas y la construcción de estos países”, explicó.

 

Para el dirigente uruguayo, el Congreso “permitió seguir consolidando el crecimiento de la identidad estatal latinoamericana, seguir poniendo en debate temas que nos hacen a todos y seguir pensando que la única manera de enfrentar a los procesos de deterioro era a través de organizaciones fuertes y que la CLATE tenía que jugar un papel muy importante en ese sentido. Asimismo, coincidimos en que teníamos que trabajar en una línea internacional más fuerte y que la CLATE fuera tomada como una referencia para el mundo”.

 

Por último, Cabrera destacó: “La pluralidad que ha tenido siempre CLATE nos ha llenado de orgullo, porque hemos tenido la capacidad de demostrar que es una organización totalmente clasista, plural, donde todas las ideas, siempre que vengan de la clase trabajadora, son bienvenidas, y tenemos esa capacidad de hermanarnos en ese concepto de luchar por y para los trabajadores estatales, en primera instancia, pero también para la clase trabajadora en general”.

 

“Un Congreso histórico”

 

Para el secretario general de la Confederación Intersectorial de Trabajadores Estatales del Perú (CITE) y secretario adjunto de CLATE para la Región Andina, Winston Huamán, se trató de un Congreso “histórico” y la “primera oportunidad en que nuestra organización pudo tomar contacto orgánico con nuestra CLATE y, gracias a esa posibilidad histórica, contamos con ese respaldo permanente en las gestiones, en los trámites y en la lucha misma que aquí en mi país realizamos”.


“Tuvimos la oportunidad de llevar cinco delegados”, añadió Huamán. “Para nosotros fue una experiencia valiosa y de antemano reconocemos todo el apoyo y la solidaridad que recibiéramos de la CLATE y de todos los delegados que participamos en este evento”, finalizó.

 

“Un cambio radical en el accionar de la CLATE”

 

Para el ex presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Funcionarios del Ministerio de Obras Públicas (FENAMOP) de Chile y ex secretario para la Región Andina de CLATE, Juan Lira Barahona, ese Congreso “fue un momento de cambio radical” en el accionar de la CLATE. “Lo primero que hicimos fue tratar de buscar la unidad para potenciar la CLATE y este ya fue un paso más de acción, con un nuevo Comité Ejecutivo. Vinieron muchísimos compañeros y eso nos dio la pauta del crecimiento de la CLATE en todo el continente”, relató el dirigente.

 

“Para mí, en lo personal, fue muy bonito porque yo venía trabajando mucho en los estatutos de la CLATE y la CLATE era como mi vida, una organización que llevo en el corazón, como un niño que uno ve crecer”, manifestó Lira.

 

“La CLATE, que esa vez recordó a nuestro dirigente asesinado cobardemente, nos dio mucha alegría, porque ese instrumento de defensa de los derechos de los trabajadores hacia realidad la lucha de Tucapel”, agregó el dirigente.

 

“Para la FENAMOP fue muy importante, los compañeros vieron lo que era la CLATE, que no era cualquier organización, sino LA organización. Eso fue lo que me quedó de ese Congreso, que fue muy hermoso, el encuentro con compañeros que ya no están, pero dejaron su granito de arena. Y eso espero poder volver a aportar algo en lo que yo pueda”, concluyó.

 

“Un antes y un después”

 

Para el dirigente histórico de la Federación Judicial Argentina (FJA) y miembro del Consejo Político Consultivo de la CLATE, Víctor Mendibil, ese Congreso fue “un antes y un después” en la historia de la CLATE. “Ese encuentro significó mucho para la CLATE, que había sobrevivido hasta ese momento a las presiones y a los debates de distintas corrientes ideológicas que querían disolverla o cooptarla. Yo creo que a partir de que asume Julio Fuentes, con la ayuda de Héctor Mendez, otros compañeros de la Federación Judicial Argentina (FJA) y fundamentalmente con una gran presencia de dirigentes de muchos países que no venían militando la CLATE, todo eso significó un salto en cantidad y calidad muy importante y trascendente”, expresó el dirigente.

 

“Desde aquel momento, hace cinco años, hasta el día de hoy, hay que destacar el trabajo, la organización y el accionar a nivel continental de la conducción de la CLATE. La presencia en distintos países, acompañando las luchas, contribuyendo a resolver positivamente los conflictos, levantando banderas concretas como la lucha por el derecho a la previsión social,  o a organizarse sindicalmente, que todavía en muchos países de nuestra América no está visto con simpatía o hay legislación que limita esos derechos”, prosiguió Mendibil.

 

“Destaco todos los esfuerzos que se hicieron para dar la pelea en los ámbitos internacionales, como por ejemplo la presencia de la CLATE en las asambleas de la OIT, con la voz de Julio Fuentes, que reclamó por las libertades y denunció los casos donde se violan esos derechos fundamentales de los trabajadores. Eso es un triunfo institucional para que nuestra voz sea valorada no solo a nivel continental, sino a nivel mundial”, concluyó.



Compartir en FB
<anterior            próxima>