Noticias
CHILE

2019-07-12

Seis semanas de huelga de los trabajadores de la educación


El Colegio de Profesores de Chile, con el voto de sus bases, decidió continuar el paro indefinido que exige al Gobierno mejoras en las condiciones laborales y en las infraestructuras de las escuelas públicas.


Por Mariano Vázquez (@marianovazkez)


Por un margen muy ajustado los profesores de Chile rechazaron este miércoles la oferta del Poder Ejecutivo y decidieron mantener la huelga indefinida, que se inició el 3 de junio, en demanda de mejoras salariales, laborales y de infraestructura.




En declaraciones a la prensa, el secretario general del gremio, Darío Vásquez, informó que votaron 36.317 personas. La opción que se inclinaba por aceptar los puntos ofrecidos por el Gobierno registró “17.730 votos, que equivale al 49,64 por ciento“.


En tanto, que la segunda posibilidad, de rechazar la propuesta del Gobierno y seguir en paro nacional indefinido, “alcanzó 17.985 votos que equivale al 50,36 por ciento“. “Estamos hablando de una diferencia de 200 votos que mantienen en paro nacional indefinido del Magisterio que ya se prolonga por seis semanas”, explicó Vásquez.


Asimismo, el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, valoró el proceso democrático de decisión que fue “extraordinariamente bien desarrollado por nuestros colegas en todo el país y totalmente transparente”. 


“El profesorado se ha manifestado. Para nosotros sus pronunciamientos son vinculantes, nos obligan como directiva. Esto significa que nuestro paro nacional indefinido sigue”, subrayó el dirigente.


“Nosotros queremos señalar que sigue nuestra disposición de conversación y de diálogo con el Gobierno. Nosotros seguimos interesados en que este conflicto pueda resolverse. Estamos disponibles mañana mismo si el Gobierno quiere reanudar las conversaciones. Creo que no estamos tan lejos, creo que es posible”, manifestó pero agregó que “si el profesorado ha manifestado su rechazo en estos porcentajes es porque hay asuntos pendientes que todavía nos preocupan y nos interesan y son importantes para la educación chilena”.


“Seguimos disponibles para eso, para que haya fórmulas flexibles para encontrarle solución al conflicto y ojalá podamos tener la posibilidad de que al retorno de las vacaciones, las clases estén normalizadas“, aseveró Aguilar y aseguró que para eso se “requiere también voluntad de la otra parte que en este caso es el Gobierno“.


Un legado envenenado


El sitio web Canarias Semanal define al marco en el que se desarrolla la huelga como una consecuencia del “legado envenenado de la transición pinochetista”. Justamente, entre los amaños a la Constitución que dejó el dictador Augusto Pinochet está el tema educativo.    

La periodista Aday Quesada indica que “como  sucede con todas, o casi todas, las crisis políticas  que se han producido en Chile,  la presente situación  encuentra sus raíces en la pasada dictadura militar de Augusto Pinochet. Y es que durante su mandato,  la Junta militar pinochetista anuló los avances democráticos logrados por el derrocado gobierno de Salvador Allende”.


Efectivamente el texto constitucional impuesto por Pinochet a la naciente democracia chilena en 1990 “hace un explícito llamado  para que el Estado sólo asuma un rol subsidiario en la educación, estableciendo un curioso sistema de vales que convierte al aparato educativo chileno en una suerte de negocio mercantilizado”, escribe Quesada, quien además señala “la deliberada  fragmentación del sistema educativo , al transferir la administración de las escuelas públicas a las municipalidades, corporaciones y operadores privados”.


En otro de los párrafos del análisis manifiesta que estas determinaciones repercutieron sobre las condiciones laborales de los docentes, altamente precarizadas producto de la legislación  en la materia.


Añade Quesada que “más de cuatro décadas después, 58 mil maestros están esperando todavía el pago de este reajuste, que equivaldría al 30 por ciento de su salario y totalizaría casi 14 mil millones de dólares. El pago de esta deuda histórica ocupa el primer lugar en la lista de demandas de los profesores, y también se encuentra en el centro debate político que tiene lugar en Chile”.


 


Compartir en FB
           próxima>