Noticias
BRASIL

2019-03-29

“Esta reforma previsional es un verdadero desastre social”


El presidente de la Confederación de Servidores Públicos de Brasil (CSPB) y vicepresidente 1º de la CLATE, João Domingos Gomes dos Santos, advirtió que la reforma jubilatoria impulsada por el gobierno de Jair Bolsonaro “viene a masacrar a los más necesitados”.


Prensa CLATE


El máximo dirigente de la Confederación que nuclea a los servidores públicos brasileños, integrante de CLATE, habló de las graves consecuencias de la Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC 06/2019), que tramita en el Congreso brasileño y modifica el sistema previsional de ese país.


“Este proyecto ni siquiera merece el nombre de ‘reforma’, porque en realidad lo que busca es extinguir la previsión social”, aseveró João Domingos.


“El sistema previsional brasileño es mucho más que un simple plan de jubilación. Es el principal instrumento de justicia social y de distribución de ingresos de Brasil y, quizás, del mundo”, destacó.


“Cerca de 70% de los municipios brasileños dependen de los ingresos del sistema previsional, que son incluso superiores al presupuesto que les destina el Gobierno Federal. Con esta reforma, las economías locales y la población de esos pequeños municipios se verían afectadas”, explicó.


Para el titular de la CSPB, este proyecto “es un verdadero desastre social, que llevará el país a una situación de absoluta miseria”.


El dirigente detalló los puntos más preocupantes de esta reforma:


Tiempo de aportes


La PEC 06/2019 aumenta a 40 años el tiempo de aporte para que el trabajador pueda acceder a una jubilación integral. “En sectores de alta rotatividad en el empleo, como el comercio, los servicios, la construcción civil, los trabajadores jamás podrán aportar 40 años”, advirtió João Domingos. Y señaló que sólo el 10% de los trabajadores podrán jubilarse, según estudios del mismo gobierno.


Población vulnerable


El proyecto del gobierno propone reducir el Beneficio de Prestación Continua (BPC), remuneración mensual para personas mayores de 65 años o personas con discapacidad que viven en situación de pobreza. “Actualmente, ese beneficio corresponde a un salario mínimo, que es de aproximadamente 250 dólares. El gobierno quiere reducirlo a la mitad”, denunció el dirigente.


Trabajadores rurales


La PEC de Bolsonaro aumenta a 60 años la edad mínima jubilatoria de los trabajadores rurales y a 25 años el tiempo de aportes. “En Brasil, la expectativa de vida de un trabajador rural no llega a los 70 años, porque el trabajo en el campo es muy penoso. Con esta reforma, no van a poder jubilarse jamás”, aclara.


Desconstitucionalización


“El sistema previsional está en la Constitución Federal. Con esta reforma, el gobierno pretender ‘descontitucionalizar’ la previsión social, es decir, sacarla de la Constitución y convertirla en Ley Ordinaria. Esto significa que podrá ser modificada fácilmente por el Congreso o por decreto presidencial”, advirtió.


Modelo chileno


Para el dirigente de la CSPB, el aspecto más grave de esta reforma es el cambio de sistema previsional. “Hoy tenemos un sistema de reparto y solidario, con participación del trabajador, del empleador y del Estado. Esta reforma lo convierte en sistema de capitalización. Es decir, elimina la participación del Estado y del patrón. Sólo aportará el trabajador y su aporte será aplicado en el mercado de capitales, sin garantías para los trabajadores”, explicó Domingos.


En ese sentido, señaló que la organización sindical ha estado en contacto con expertos chilenos “para demostrar que el modelo de capitalización es un desastre”.


Solidaridad internacional


João Domingos destacó la importancia de la solidaridad recibida, en particular de la CLATE, que “por su estatura moral y la calidad de sus dirigentes, ha sido fundamental”. En especial, agradeció el apoyo del presidente de la Confederación, Julio Fuentes, quien “estuvo en Brasil tres veces en los últimos meses para acompañar nuestra lucha”.


“Creemos que con la movilización de la sociedad y con la solidaridad internacional, esta reforma no pasará”, expresó.


Nunca más


Por último, el dirigente calificó como “una afrenta” las recientes declaraciones del presidente Jair Bolsonaro, quien ordenó “conmemorar” el golpe del 31 de marzo de 1964, que dio inicio a la dictadura militar en Brasil.


“Es una provocación al mundo y a los derechos humanos”, manifestó. “No se puede celebrar un golpe militar que mató a miles de personas, torturó, y hasta el día de hoy trae serias consecuencias sociales y humanitarias”, dijo.


Afirmó que le fecha debería ser recordada, pero no como celebración, sino como pedido de perdón a la sociedad, “para decir ‘nunca más’, como hacen en Argentina”.

 


Compartir en FB
<anterior            próxima>