Pensamiento Crítico
ECONOMÍA

2019-02-15

Las criptomonedas en América Latina


Crece la adopción de las criptomonedas en toda la región. Su popularidad está en auge y es considerada hoy la divisa virtual más popular del mundo. Existen más de 1.600 proyectos de criptomonedas en todo el globo.


Por Mariano Vázquez


Como señalamos en el artículo “¿Qué son las criptomonedas?”, el bitcoin es considerada hoy la divisa virtual más popular del mundo. Con 10 años de presencia fuerte en el mercado, la criptomoneda protagonizó una revolución financiera y abrió debates a nivel global.


“La criptomoneda es una moneda virtual para intercambiar bienes y servicios a través de un sistema electrónico y sin intermediarios; a diferencia del dinero electrónico, incorpora principios de criptografía que permiten intercambios seguros, anónimos y no controlados por ningún Estado, banco o institución financiera”, según la definición del sitio CryptoCurrencyProfits.


A continuación, algunos datos de criptomonedas en América Latina:


-          México, es el primer país de la región en establecer un marco legal para el uso de criptomonedas y el funcionamiento de las casas de cambio.


-          En Costa Rica, la legislación brinda la posibilidad a las empresas de pagar a sus trabajadores parte del salario con otro tipo de bienes (criptoactivos), además del dinero de curso legal, siempre que las partes estén de acuerdo.


-          Aunque aún no cuentan con un reconocimiento legal, muchos especialistas indican que Buenos Aires (Argentina) es la capital del bitcoin en Latinoamérica.


-          En la otra punta, aparecen Bolivia y Ecuador que han prohibido las criptomonedas.



-          Nicaragua no ha emitido comentarios sobre el tema.


-          Guatemala no tiene norma jurídica.


-          Paraguay ha advertido sobre los riesgos pero no se opone.


-          Chile no ha emitido regulaciones.


-          Brasil a través de su banco central se muestra crítico de las criptomonedas.


-          El Banco central de Colombia declaró que las monedas digitales no pueden ser de curso legal.


-          Uruguay no tiene en sus planes cercanos regular este aspecto de la economía.


-          República Dominicana manifestó no aceptarlas como moneda de curso legal y mantiene una postura contraria a su uso, sin prohibirlas del todo.


El caso venezolano


El caso de Venezuela es de los más interesantes para analizar. Fue el primero en anunciar el lanzamiento de su propio criptoactivo: el petro.


La población venezolana emplea criptomonedas como reserva de valor convirtiéndolo, según el portal Criptonoticias, en uno de los que muestra un mayor volumen de intercambio de bitcoins de la región.


José Antonio Sánchez Parra, vicepresidente de la firma consultora Binario Internacional e investigador especializado en criptomonedas, especifica que “el petro venezolano es un criptoactivo, no es moneda que se cotiza en relación directa con su valor de cambio, sino que es un representante digital de algunos commodities que tiene Venezuela (petróleo, oro, hierro diamantes)”.



La crítica situación económica del país, las amenazas de Washington y las sanciones económicas han afectado al petro. “Las sanciones económicas y financieras impuestas por Estados Unidos al país cortaron el impulso de la criptomoneda venezolana", subraya Sánchez Parra.


Agrega el especialista: "Las criptomonedas necesitan de un acompañamiento cultural en los ciudadanos. Se debe lograr que los usuarios dejen de poner la responsabilidad en un tercero de confianza (banco)”. Y agrega: “Para que algo de esas dimensiones ocurra, toda la red de actores de una economía nacional, debe contar con una cartera (billetera digital) de criptomonedas".


"Dicho de otra forma —continúa—, la confianza que una persona otorga a un banco, pasa a una aplicación tecnológica, que ofrece entre otras garantías, como aspectos técnicos, algoritmos de encriptaciones avanzadas que los hacen inviolables".


Sanciones


En referencia a la asfixia financiera de Estados Unidos a Venezuela, Sánchez Parra afirma que “técnicamente, con las criptomonedas, pueden sortearse las sanciones financieras y económicas. Para ellos solo hace falta que la comunidad utilice esa criptomoneda".


En el caso venezolano, señala el especialista, “Estados Unidos  no bloqueó el desarrollo de el petro, pero sí utilizó su poder diplomático y económico para disuadir a varias empresas internacionales, de involucrarse con el proyecto de Caracas".


A pesar de esto, el vicepresidente de la consultora Binario Internacional, sostiene que las criptomonedas “tienen mucho futuro en América Latina, porque son capaces de atender problemas muy específicos (cambio climático), para atender comunidades pequeñas, pero también a nivel global. Puede ser una alternativa viable si se tomaran en serio, se les invirtiera y si los ciudadanos las conociera ya que siguen siendo desconocidas, aún son un concepto muy abstracto".


Informe: Ernesto Navarro



Compartir en FB
<anterior            próxima>