Institucionales
INSTITUCIONALES
(De izq a der) Darío Fuentes (CLATE), Cesar Landelino Franco López (ALAL-ASGUATRA) y Matías Cremonte (ALAL-AAL)

2018-08-16

Laboralistas de Guatemala visitaron la CLATE


El Director de Libertad Sindical de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Abogados Laboralistas (ALAL) visitó la sede de la presidencia y explicó la difícil situación que atraviesan los trabajadores guatemaltecos por el ataque a los derechos de negociación colectiva y libertad sindical.


Prensa CLATE


Junto a César Landelino Franco López, Director de Libertad Sindical de ALAL y presidente de la Asociación Guatemalteca de Derecho del Trabajo (ASGUATRA), participaron de la reunión Matías Cremonte, Presidente de AAL y Vicepresidente de ALAL; Darío Fuentes, Director de Comunicación de la Presidencia; e Ignacio Rodríguez, asesor de la Sec. de Estudios, Estadísticas e Investigaciones de CLATE.


Franco López explicó la difícil situación que atraviesan los trabajadores guatemaltecos y en especial los trabajadores del sector público. En ese sentido expresó que, si bien la constitución local, la legislación laboral y los convenios internacionales de OIT suscriptos por el país reconocen el derecho a la libertad sindical y a la negociación colectiva, “los sectores más reaccionarios de empresariado han intentado del 2015 a la fecha descalificar, deslegitimar y hacer desaparecer la negociación colectiva en el servicio público”.


Asimismo destacó que la denuncia presentada a través de CLATE ante el Comité de Libertad Sindical de OIT por violación a los Convenios 87, 98 y 154 ha tenido un efecto positivo en este conflicto. “Los requerimientos de información de OIT han servido para detener el intento del Estado de someter a revisión todas las negociaciones colectivas que habían ocurrido en el sector público”. Sin embargo destacó su preocupación  por la demora en la respuesta del Estado guatemalteco al requerimiento de queja presentado ante el organismo internacional.


Tanto Franco López como Cremonte coincidieron en que lo sucedido en Guatemala en un caso paradigmático del avance sobre los derechos de los trabajadores y la violación de la legislación protectoria del trabajo a nivel local e internacional. “Se ha llegado al absurdo de considerar como un atentado a la salud pública a los acuerdos salariales alcanzados por trabajadores del sector salud, cuando la mayoría tenía remuneraciones de apenas 110 dólares mensuales, casi el 40% del salario mínimo del sector privado”, sentenció Franco López.

 


Compartir en FB
<anterior            próxima>