Frente a las campañas de desprestigio con las que se intenta legitimar las políticas de ajuste y los despidos en el sector público.
Los trabajadores del Estado respondemos defendiendo el trabajo que hacemos y los derechos que garantizamos.